Artículos de interésPublicaciones

El poeta contra el desalojo de las y los afrodescendientes de su habitat, tradición generacional: Gimaní, el centro histórico de Cartagena

Por: Arturo Rodríguez Bobb[1]

Pedro Blas Julio Romero es poeta, criado, crecido y educado en el Barrio histórico, Getsemaní en Cartagena, su pensamiento y acción están ligados a exigir respeto para su persona y recordar cual ha sido la lucha de los habitantes descendientes de africanos. Es fundador de Gimaní Cultural y desde siempre se ha comprometido con el proceso cultural que inició hace más de 30 años buscando rescatar tradiciones festivas de la ciudad que se estaban perdiendo bajo un manto de olvido, empujado por quienes han negado o tergiversado a través del tiempo el aporte negro a la cultura cartagenera, a la filosofía de liberación latinoamericana, a la perspectiva de la colonialidad del poder re-orientada, al pensamiento afrodescendiente en el Caribe colombiano, a la filosofía afro-caribeña y a la búsqueda de nuevas perspectivas geopolíticas del conocimiento no eurocéntricos. Pedro Blas Julio Romero, forma parte de una generación de pensadores del Caribe colombiano, con influencia cultural en la intelectualidad y la producción poetica africana de Colombia, América Latina, el Caribe y el mundo.

En una carta, titulada:  «POETA PEDRO BLAS CUESTIONA A LA FUNDACIÓN GIMANÍ-CULTURAL del 21 de mayo de 2020; habla acerca de la posibilidad de unas relaciones personales más allá de las intrigas raciales, utilizando un discurso crítico más allá de las bajezas de los intelectuales mulatos-blancos-mestizos neoconservadores, neoliberales, racistas, neocolonialistas, estructuralistas y postestructuralistas. Pedro Blas propone a Manuel Caballero (Presidente de la Organización, Gimaní Cultural), entregar cuentas claras sobre los recursos económicos públicos recibidos  e informar sobre su destino a fín de poder superar los paradigmas de la corrupción política, herencia colonialista. Pedro Blas, parte del criterio que la corrupción política, el colonialismo y el regionalismo en el Caribe colombiano son las caras de la misma moneda. En esta carta, Pedro Blas escribe acerca de la posibilidad de una política radical más allá de las políticas regionalistas y de la  articulación de  un discurso crítico más allá de las trampas  y de las jerarquizaciones (raciales, sociales y del poder económico) en el contexto del multiculturalismo en Cartagena.

En su carta: «POETA PEDRO BLAS CUESTIONA A LA FUNDACIÓN GIMANÍ-CULTURAL  propone superar los paradigmas del arrogante estatus de las personas intelectuales. Parte del criterio  que la colonialidad, la modernidad  y la jerarquización racial son parte de una moneda de diferenters rostros. Propone una perspectiva epistémica desde una geopolítica del conocimiento decolonial re-orientado en línea con las diferenciaciones culturales y raciales dadas en la sociedad cartagenera y del Caribe colombiano. Sintetiza la crítica a la epistemología eurocéntrica de la violencia colonial racial y hegemónica en Cartagena, que asume un punto de vista regionalista arrogante. De este modo, la existencia cultural africana y sus afrodescendientes quedan escondidos, encubiertos y borrados de toda participación cultural propia y ciudadana: en este sentido, la epistemología africana desde los tiempos de la Colonia, se queda sin representación de sí misma sin su punto de vista, como si fuese una imposición del punto de vista de la y el colonialista. Esta perspectiva, inaugurada por la invasión occidental como euro-etnocentrismo del conocimiento, sucedió 522 años representada por la política «yo te esclavizo, sin duda alguna: yo soy tu determinador». De tal modo, que la epistémia eurocéntrica en Cartagena que nace de alteridades raciales, étnicas, de género y clase, nos advierte a la y al afrodescendientes que nuestros pensamientos están colonizados, es decir, que siempre pensamos y nos enunciamos desde una localización particular a la herencia cultural africana en las relaciones de poder. En consecuencia –retomando las reflexiones sociológicas, antropológicas y filosóficas de Emmanuel Chukwudi Eze –, la epistemología tiene color de piel y sexualidad, asimismo posee localización geopolítica y corpo-política. Con otras palabras, esta corpo-política reconoce el espacio de lo inhumano al cual han sido arrojados los cuerpos de la y el afrodescendientes que soportaron el peso de las violencias históricas  que los catapultaron (en el tiempo colonial) y, aún, a través del tiempo moderno («postcolonial»).

Ya para terminar, aclaro que la crítica al euro-etnocentrismo en los intelectuales «blancos», «mulatos» y «mestizos» en Cartagena respecto al contenido de la carta del poeta Pedro Blas Julio Romero, no implica una negación afectiva e intelectual a priori, sino que el fenómeno del racismo, en los diseños imperiales-coloniales se remiten aún en particular en este lugar del Caribe colombianoque llamamos Cartagena, al color de piel blanca (y a sus productos, «mulatos» y «mestizos»), ésta (la piel blanca), nombra una localización de poder en la jerarquía etno-racial y global, muy por encima de las poblaciones locales-, gozando de privilegios.


[1]     El autor es sociólogo y doctorado de la Freie Unversität Berlin, nacido en Cartagena, Col.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *