comment Add Comment
Posted on Last updated

Responsabilidades editoriales en la divulgación académica

Hace unos días SciELO-México emitía una carta en la que daba cuenta de los artículos “made in China”. Este comunicado hablaba con preocupación de una situación que también considero grave: falsear resultados de una investigación. Según esta carta, existen revistas que han tenido que retractar hasta 107 artículos al objetarse sus resultados y luego de que quienes lo habían escrito reconocieran el engaño. Este es el caso de “Tumor Biology” que luego de una investigación se descubrió que incluso había autores que eran sus propios dictaminadores. El “mercado” de la publicación científica es cada vez más hostil puesto que de ella se derivan los financiamientos. Si bien el comunicado hace alusión a las ciencias experimentales, pues son las que entregan resultados repetibles y cuantificables, ¿qué ocurre con las ciencias sociales o humanas?

Esta área del conocimiento está muy lejos de no caer en las mismas prácticas. El “mercado” académico evalúa por resultados y eso hace que se intente llevar a las ciencias sociales a la imitación de las ciencias experimentales. Pero el tema central no es el paradigma desde el cuál se está pensando que debe hacerse una investigación, sino la cuestión ética que está contenida en el problema. Vuelvo a la pregunta ¿qué ocurre con las ciencias sociales? Estas ciencias también pueden caer en el trabajo desprolijo, pueden publicar sin corroborar las investigaciones. Existe la responsabilidad de los equipos editoriales de confirmar la pertinencia y que los resultados se obtengan de investigaciones originales. Respecto a las teorizaciones o trabajo acerca de un pensamiento específico, también es necesario que se realice una revisión de lo que se publicará. Se deben hacer cumplir las líneas de publicación o solo tendremos un sin número de revistas iguales pero con distinto nombre.

Muchas revistas de ciencias sociales promueven un tipo de pensamiento que las caracteriza. Existe una visión de mundo que quiere ser expresada, pero para esto se debe actuar con seriedad. No se puede publicar cualquier artículo, no se puede creer en los títulos ni tampoco se asumir que los resúmenes son fieles al artículo. Es evidente que muchas personas envían sus textos con la intención de acrecentar sus hojas de vida CV, es un deber editorial revisar lo que está contenido en sus escritos para que la experiencia demuestre un trabajo real. Posiblemente en las ciencias sociales no se objeten 107 artículos en una sola revista, pero que no se objeten no significa que no existan investigaciones fraudulentas.

Ahora un último tema, ¿qué ocurre con las revistas independientes y que se declaran críticas? Muchas no presentan el más mínimo proceso de revisión de sus cuerpos editoriales. Quienes formamos parte de este creciente espacio sabemos que muchas publicaciones provienen de invitaciones debido al interés que se tiene en un tema en particular, no debemos confundir el invitar con el publicar de manera libre y sin evaluación. Cuando se está en proyectos de difusión del conocimiento es fundamental el trabajo responsable y terminar con los nepotismos. Toda invitación debe ser también evaluada como ocurre con los otros artículos.

En suma, es preocupante la realidad editorial que desatiende sus responsabilidades. Nuestro Sur presenta cada vez más opciones independientes de publicaciones serias y con contenido tan importante como para ser alojada en los sistemas de base de datos de prestigio internacional. No se debe confundir el trabajo “independiente” con la mediocridad. No se puede confundir lo “crítico” con el permitir prácticas contradictorias. Un equipo editorial siempre es responsable de lo que publica incluso cuando intente decir que la responsabilidad recae en quienes escribieron el artículo. No convirtamos nuestras publicaciones en otra basura más que pasará sin dejar ningún impacto ni tributar a nadie.

Por Ismael Cáceres-Correa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *